hormigón especial

Noticias

La inercia térmica del hormigón ahorra hasta un 69 por ciento en climatización

16/11/2012

 

El Código Técnico de la Edificación valora los beneficios que aporta la inercia térmica en cuanto a ahorros en climatización.

 

El hormigón, como material constructivo para la envolvente y el interior de los edificios mejora el aislamiento frente a las condiciones externas y permite reducir la dependencia de los sistemas de calefacción y refrigeración.

 

En el marco del tercer Salón de la Eficiencia Energética en Edificación y Espacios Urbanos, Greencities & Sostenibilidad, el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA) presentó los resultados del “Estudio sobre mejora de la eficiencia energética aprovechando la inercia térmica del hormigón en la envuelta de un edificio” realizado por el grupo de Termotecnia de la Universidad de Sevilla. El proyecto ha demostrado que se pueden conseguir edificios de energía casi nula (EECN), con ahorros de hasta el 69% en climatización, simplemente utilizando soluciones constructivas de hormigón que se pueden activar con técnicas totalmente bioclimáticas.

 

Aunque el uso generalizado del hormigón en edificación se debe, fundamentalmente, a su capacidad estructural, resistencia frente al fuego, aislamiento acústico y demás prestaciones ampliamente conocidas, el estudio de la Universidad de Sevilla ha puesto de manifiesto el beneficio que el hormigón proporciona en cuanto a eficiencia energética, debido a su propiedad de alta inercia térmica. “Para el ciudadano de a pie, esto se traduce en un descenso de la factura energética, derivada de una menor dependencia de los sistemas de climatización, con un ahorro de hasta 4 meses de consumo de energía por vivienda al año”, declaró el director de IECA Área Sur, Manuel Vera.

 

Y es que la inercia térmica permite suavizar las variaciones de temperatura, facilita que exista un desfase en el tiempo con respecto a las exteriores y reduce la diferencia entre las puntas máxima y mínima, consiguiendo un adecuado nivel de confort.

 

En este sentido, el Código Técnico de la Edificación permite considerar, en los cálculos que cuantifican la eficiencia energética, la inercia térmica, y valora los beneficios que aporta en cuanto a ahorros en climatización. Sin embargo no es habitual la consideración de ésta en los cálculos de demanda y consumo que se realizan usualmente, quizá debido al desconocimiento y falta de herramientas adaptadas.

 

descargue el estudio completo

 

www.ieca.es

 

volver